domingo, 8 de mayo de 2011

ARTICULO SOBRE LA COMIDA CHATARRA

Managua, Nicaragua. Enero 2010. 
Las empresas productoras y distribuidoras de comida chatarra (snacks o botanas) y refrescos artificiales tiene como personas consumidoras meta a los niños y niñas, comercializándose en diferentes puntos de ventas, entre ellos, las cafeterías de los centros escolares públicos. Este tipo de alimentos y bebidas se caracterizan por un contenido excesivo de azúcares, grasas y sal; inclusive existe incertidumbre sobre la presencia de trazas transgénicas en dichos productos. Por lo general tienen buen sabor, son baratas, y su empaque permite ingerirlas en cualquier lugar. Por otra parte, la estrategias de publicidad en medios radiales, televisivos y prensa de estos productos está dirigida principalmente a la niñez y adolescencia, utilizando los recursos de imagen y sonido que son atractivos para estos grupos.El bajo precio y el fácil acceso a la comida chatarra, lleva a muchas madres y padres de familia a considerar estos productos como parte de la “lonchera escolar” o a incluir estos en la misma dieta de las niñas y los niños, en sustitución de frutas y verduras. Según estudios a nivel mundial las dietas basadas en alimentos de producción masiva, se ha visto asociado al aumento de la tasa de sobrepeso y obesidad en niños y niñas, anemia, así como el riesgo de desarrollar enfermedades crónicas, como la diabetes, problemas cardíacos, hipertensión arterial entre otras. Aunado a esto la posible presencia de trazas transgénicas puede ser una amenaza a la salud, provocando alergias y resistencias a antibióticos.
en conclusión:
No se puede asegurar que exista un conocimiento reflexivo de las autoridades escolares acerca del importante rol de las instituciones educativas en la promoción de la salud comunitaria y en especial de la orientación en la formación de buenos hábitos alimentarios de la población estudiantil.
Autora: Carolina Ulmos, VECO MA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada